martes, 5 de abril de 2011

La primer maquina de coser

Aunque hoy una aguja de este estilo sea muy popular ya que es capaz de solucionar problemas esenciales, para esa época no tuvo gran aceptación; ésta llegaría en 1830 cuando el sastre vienés Maderspeger construyó una máquina, y casi al mismo tiempo, en Francia Barthelemy Thimonnier construía la primer máquina de coser que fue reconocida a nivel mundial. La primera máquina de coser constaba de una aguja de lengüeta que tenía como función prenderse en la tela, pero como ésta última no tenía un sistema de transporte, debía moverse a mano. Aunque este invento le parecía a muchos insignificante, el mismo tuvo una gran importancia en la industrial militar, ya que Bathelemy Thimonnier levantó su industria de costura que tuvo como primer cliente a la milicia Francesa. El confeccionamiento de uniformes militares tuvo un gran auge hasta que sus máquinas de coser fueron destruidas por sus obreros que estaban temerosos de perder sus puestos de trabajo.
Luego de este trago amargo, Thimonnier desistió y dejó de lado los planes de perfeccionamiento de su máquina de coser. Para saber como siguió la evolución de este artefacto tenemos que remontarnos a Estados Unidos, más precisamente a fines de 1830 en Nueva Cork, allí se inventó la primera máquina de coser de pespunte, pero aunque esto sonaba como gran invento, no tuvo el éxito comercial esperado.
Fue recién en 1846, cuando otro norteamericano llamado Elias Howe patentó una máquina de coser que se parecía en gran forma a la que había sido inventada en Nueva Cork; como desventaja principal encontrábamos su mecanismo de transporte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada